Presidente de Cuba insta a apoyar gestión de la OMS/OPS durante conferencia del ALBA-TCP

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, reiteró este miércoles su respaldo al presidente Nicolás Maduro, a la unión cívico militar del público venezolano, al Gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua, así como su solidaridad con los países del Caribe, durante su intervención en la Conferencia de Alto Nivel: Economía Post Pandemia en el ALBA-TCP, efectuada bajo la modalidad virtual.

Asimismo, instó a promover y fortalecer el multilateralismo y apoyar la gestión de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud para coordinar una respuesta colectiva; “única manera efectiva de ganarle la pelea a la pandemia”.

El mandatario cubano alertó que la paz y la seguridad regionales se encuentran amenazadas por la administración norteamericana, que no se pronunció en contra del ataque terrorista a la embajada de su país en Washington, y ha recrudecido las medidas coercitivas unilaterales contra Cuba y Venezuela, en contravención de la Carta de las Naciones Unidas y los postulados de la proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz.

Al referirse al carácter despiadado de las medidas coercitivas económicas que unilateralmente aplica el Gobierno de EEUU contra Venezuela, el presidente Díaz-Canel sentenció que la “persecución de buques mercantes constituye un acto de piratería moderna, que sienta un precedente funesto en la región, en relación con las normas y regulaciones que rigen la navegación mercante internacional”.

Aseveró que esta situación de bloqueos genocidas genera que sean las naciones del sur las que más sufran las consecuencias de la crisis pandémica.

“Cada barco a los que se le cerraron los puertos, cada avión que no encontró pista para aterrizar, cada persona contagiada a la que se le exige dinero para tratamiento, cada especulación financiera para obtener con ventaja medicamentos o medios de protección que todos necesitan, cada solicitud de ayuda sin respuesta, cada muerto sin tumba conocida; es una expresión del egoísmo y la injusticia de modelos económicos de un sistema cuyo único fin es enriquecer minorías a costa del sufrimiento de las mayorías”, aseguró el jefe de Estado.

Afirmó que la pandemia de COVID-19 solo puede ser enfrentada con dos fuerzas al alcance de todos: cooperación y solidaridad, destacando el ejemplo que en la práctica ofrece China.

En este sentido, resaltó que Cuba tiene la voluntad de impulsar y ampliar la colaboración en el frente de la salud pública en el ALBA-TCP, ofreciendo el asesoramiento para enfrentar nuevos retos en el campo epidemiológico mundial, mediante cursos y seminarios; un ciclo de videoconferencias por expertos cubanos sobre su experiencia en el combate de la pandemia y el uso clínico de medicamentos biotecnológicos innovadores cubanos que han demostrado ser efectivos en el tratamiento de la enfermedad. Además, puso a disposición el Instituto de Medicina Tropical como consultor en la materia.

Sobre el tema que convoca la conferencia de Alto Nivel, el Presidente de la República de Cuba afirmó que urge perfeccionar las estructuras institucionales del frente económico del ALBA-TCP para establecer una agenda en la materia de corto y mediano plazo, diseñar incentivos y trabajar con mayor agilidad y flexibilidad en la identificación de oportunidades y proyectos conjuntos.

“La nueva economía real precisa de un enfoque más productivo y menos inclinado a la actividad financiera”, orientó en su intervención.

Por último, apuntó que la prioridad de los Gobiernos del ALBA-TCP en la actual coyuntura debe dirigirse al financiamiento y desarrollo de la producción de alimentos, con énfasis en producciones locales que garanticen el autoabastecimiento y que demanden bajos niveles de importación.